Soplan nuevos vientos para Ulysse Nardin. Las puertas del número 10 del quai du Général-Guisan

se abrieron el pasado jueves para una nueva Flagship store de Ulysse Nardin, un nuevo espacio de 180 metros cuadrados completamente dedicado a la Maison. Situada en Ginebra, la capital de la relojería de prestigio, esta nueva insignia se anuncia como la boutique-clave de la marca de Le Locle con un nuevo concepto arquitectónico contemporáneo confiado al arquitecto Bertrand Fairerol, fundador del estudio parisino y londinense BF RETAIL DESIGN & ARCHITECTURE. Sin ser literal, pero jugando con las nociones que lo evocan, el mar es el protagonista de este proyecto espacioso y luminoso. Como un fragmento de una panorámica, el nuevo concepto de boutique de Ulysse Nardin retoma el orden natural: abajo el mar, el cielo arriba y el horizonte separándolos.

Dos años después de que Patrick Pruniaux asumiera el timón de la compañía en septiembre de 2017, Ulysse Nardin aún se encuentra en la ola de la modernidad: una nueva vida se ha incorporado a la marca a través de la nueva joya de la corona de sus boutiques, en el corazón de un edificio histórico, y a tan solo unos pasos de la bulliciosa Rue du Rhône, un área que alberga las tiendas de las mejores casas de lujo. Si bien Ulysse Nardin ya opera en Ginebra con una tienda desde el año 2000, es evidente que esta nueva localización dará un giro 360º para la marca. De hecho, esta nueva boutique de Ginebra es la más importante hasta la fecha de Ulysse Nardin y la única en Europa, por el momento, en presentar este nuevo concepto arquitectónico.

«Ulysse Nardin ha elegido el mejor marco para mostrar sus creaciones», explica Françoise Bezzola, Directora de Marketing de la marca. «Nuestro nuevo concepto retail es más joven y dinámico que el anterior y responde a una estrategia de rejuvenecimiento de la marca ya anunciado desde hace más de dos años. Sugiere sutilmente el universo marino al que siempre ha pertenecido Ulysse Nardin, y que se desplegarán en todos los puntos de venta. Recordemos que Ulysse Nardin es una marca 95% wholesale, cuya fuerza es la enorme red de minoristas.  Ulysse Nardin cuenta con solo unas pocas boutiques en el mundo: Dubai (inaugurada en junio de 2019 con el nuevo concepto), Shanghai (inaugurada en junio de 2019 con el nuevo concepto), Pekín (inaugurada en agosto de 2019 con el nuevo concepto), Moscú (dos nuevas boutiques con el nuevo concepto). Creemos que es importante contar con una arquitectura en consonancia con el mensaje que se desea transmitir a nuestros futuros clientes.»

Los primeros visitantes de la boutique de Ginebra han podido descubrir una store espaciosa, luminosa y bien organizada, con un recorrido impecable. El espacio se distribuye en varias áreas: recepción de clientes, vitrinas y presentación de productos, y una sala VIP.


Apostando por lo contemporáneo y natural con el uso de materiales nobles, en crudo, barnizados o cepillados, sobre los cuales el tiempo puede dejar su huella, Ulysse Nardin obtiene un atrevido contraste con la fachada del edificio histórico. El espacio presenta una gran variedad de detalles que hacen guiños al relojero de los océanos: mostradores de piedra en bruto (un compuesto mineral por un lado liso o texturizado) que recuerda a las rocas sumergidas, luminarias transparentes y vidrio soplado de Murano, suspendidos como gotas de agua que caen del cielo, vitrinas de exposición y biombos que evocan el aire y el horizonte; toques de azul que se hacen eco del «azul Ulysse Nardin» y, por extensión, del azul del mar y, finalmente, la madera de roble color arena que concilia superficie, profundidad y orilla... Todo nos sumerge bajo y sobre el agua, en un ambiente chic y zen. El diseño es electrizante, en completo contraste de colores y densidad. El mar y el agua, bajo todas las formas, impregna ampliamente la boutique, en un baile de transparencia y de luz. El movimiento, el reflejo de la luz y el contraste transparencia/opacidad han sido concebidos para dar una impresión de ligereza y elegancia. Una inmersión profunda en donde se suspende el tiempo.