El NAVITIMER SUPER 8 de BREITLING

El Navitimer Super 8 de Breitling está inspirado en la Referencia 637, un reloj con cronómetro usado por pilotos en las décadas 1930 y 1940, que lo llevaban sujeto al muslo. Retoma los elementos distintivos y prácticos que caracterizaban el diseño de la Referencia 637, creando un reloj de pulsera de gran tamaño que es una de las estrellas de la colección de este año. Todos los relojes Breitling tienen una historia que contar, pero la de este modelo podría llenar varios volúmenes.  

Un modelo con historia

El diseño del nuevo Navitimer Super 8 de Breitling está inspirado en el cronómetro Referencia 637, empleado por pilotos y tripulaciones de bombarderos en los combates de la Segunda Guerra Mundial. Mientras que el Navitimer Super 8 se lleva cómodamente en la muñeca, los aviadores llevaban el modelo Referencia 637 amarrado al muslo, para optimizar su legibilidad y manejo. Por esta razón, la corona se situaba en la parte superior de la caja; su gran tamaño y su colo- cación permitían que el aviador pudiera manipularla sin problema incluso llevando guantes. Mediante el contador se activaba la cuenta progresiva y regresiva que facilitaba a los aviadores ejecutar sus misiones con precisión.

El Huit Aviation Department

La Referencia 637 se creó en el Huit Aviation Department de Breitling, fundado en 1938 por Willy Breitling. Cons- ciente de los rigurosos requisitos de la aviación militar y civil, puso al departamento este nombre –el término que signi ca «ocho» en francés– en alusión a los ocho días de reserva de marcha que ofrecían los relojes de a bordo y otros dispositivos del panel de instrumentos. Los relojes desarrollados en el Huit Aviation causaron también admi- ración por lo liviano de sus cajas y su fácil instalación.

Como bien entendió Willy Breitling, los pilotos trabaja- ban en entornos exigentes, ciertamente implacables, que requerían un instrumental no solo muy legible, sino también capaz de funcionar extraordinariamente en las condiciones más duras. El Huit Aviation Department desarrolló una serie de pruebas rigurosas para certi- ficar que cualquiera de sus instrumentos – incluida la Referencia 637– se comportaba impasible ante los impactos, las vibraciones, las temperaturas extremas y el magnetismo con que pilotos y tripulaciones solían toparse en cabina.

Un futuro de leyenda

La Referencia 637 ha sido la inspiración para el Navitimer Super 8 de Breitling, un modelo de gran tamaño, audaz y robusto. La caja, de 46 milímetros, está disponible en titanio o acero inoxidable, con fondo atornillado a juego con el metal elegido. El inconfundible reloj viene presentado en correa Nato de piel en color marrón.

Junto con su característico bisel giratorio bidirec- cional, el Navitimer Super 8 tiene un diámetro total de 50 milímetros. Su notoria corona va atornillada en el lado izquierdo de la caja, permitiendo así llevarlo cómodamente pese a sus considerables dimensiones.

El modelo en acero inoxidable se combina con esfera negra mientras que la versión en titanio ofrece una esfera en verde oliva. Ambos utilizan grandes dígitos arábigos luminiscentes, visibles a través de un cristal convexo de zafiro con revestimiento antirreflectante por ambas caras.  

El Navitimer Super 8 tiene también manecillas de horas y minutos luminiscentes, logrando así buena legibilidad en cualquier condición lumínica. Además, un ingenioso y práctico puntero triangular situado en el bisel permite medir fácilmente intervalos de tiempo. El modelo presenta también segundero en el centro.

El corazón del Navitimer Super 8 de Breitling lo ocupa un Calibre B20 de la manufactura; está basado en el Calibre MT 5612, movimiento automático con acabado exclusivo y rotor bidireccional montado sobre roda- mientos. Proporciona una impresionante reserva de marcha superior a las 70 horas. El Navitimer Super 8 es hermético hasta una presión de 3 bar (30 metros); como todos los Breitling, es un cronómetro con certi- ficación COSC.

Vinculado directamente a nuestra herencia y con una sofisticación propia del siglo XXI, el Navitimer Super 8 personifica a la perfección el futuro de leyenda de Breitling.